Home / Blog / Cómo administrar el dinero eficientemente con tres medidas sencillas

Cómo administrar el dinero eficientemente con tres medidas sencillas

¿Sabes por qué no tienes dinero para lo que quieres? Es muy posible que te cueste llegar a fin de mes o que te eches a temblar con solo pensar que te vence el seguro del coche. ¿Quieres superar esto y saber cómo administrar el dinero eficientemente? Pues sigue leyendo.

 

cómo administrar el dinero
En este artículo aprenderás cómo administrar el dinero

 

Lo que hacen los ricos

No hay economía de lujo que no pase por una buena y estricta gestión.

Todos tenemos en mente que los ricos podrían ir por la vida encendiendo puros con billetes de 500€ o gastándose el dinero allá por donde van. Pues no es así. Los ricos miden los gastos mucho mejor de lo que lo mides tú porque, si no lo hacen, acabarían por perder su fortuna.

Y, ¿cómo se pierde una fortuna? Teniendo más gastos que ingresos, tan sencillo como eso.

Si tú no tienes un control estricto de tus gastos y estos superan tus ingresos, no llegarás a fin de mes. Peor todavía, las deudas cada vez se harán más grandes y llegará un momento es que la situación se convierta en trágica. Esto que parece muy evidente, pocas veces se tienen en cuenta.

Otro ejemplo que tienes de esto es el de la persona normal a la que le toca la Lotería o el Cuponazo, gana 5 millones de € y, diez años más tarde, vuelve a ser tan pobre o más que antes. ¿Qué ha fallado? La gestión, tener gastos desorbitados pensando en que el dinero no se va a acabar, y gastar sin asegurarse primero una buena fuente de ingresos.

Por norma general, sucede lo siguiente: o trabajo, o gasto, así de simple. A estas alturas, ya te habrás dado cuenta de que estar ocioso sale bastante caro. En los períodos de vacaciones se gasta más de lo que se gana como te descuides.

¿Esto es malo? Por supuesto que no, llevas todo el año trabajando, ¿qué menos que darte unas buenas vacaciones? Pero hazlo con cabeza y de manera en que no tengas que lamentarlo.

Tu verdadero problema es que no sabes administrar el dinero y eso es lo que vamos a cambiar a continuación.

 

Cómo administrar el dinero eficientemente

Si no sabes bien cómo administrar el dinero, puedes aplicar estas tres medidas. Son fáciles y puedes comenzar a hacerlo ya. Hay muchas formas de hacerlo, pero voy a empezar a explicarte lo básico y esencial: el control de los gastos.

Ésto es parte del método que yo utilizo y me va bastante bien.

Para no dejar cabos sueltos, coge papel y lápiz ahora mismo. Harás el ejercicio sobre la marcha y podrás presumir cuando hayas finalizado el artículo de que verdaderamente sabes cómo administrar el dinero.

Con el trabajo que te cuesta ganarlo, vale la pena que lo hagas sobre la marcha. Así que ve por algo para apuntar, te espero…

¿Ya? Pues vamos a empezar a administrar eficientemente.

 

Conoce y controla tus gastos

Si no sabes cuánto gastas al mes, no puedes hacer ningún tipo de gestión.

Debes conocer qué gastos tienes al mes, qué gastos tienes al año y qué fondo tienes para imprevistos o gastos futuros anunciados. Sí, debes tener lo último también.

Siéntate y haz una lista con todo esto. Piensa primero en todos los gastos mensuales, desde la comida hasta la hipoteca. Lo que no sea un gasto fijo, como la comida, puedes asignarle una cantidad. Luego te indico cómo hacerlo.

Sigue con los anuales: seguros de coche, contribución, impuesto de vehículos, libros del colegio, etc.

Registra en una hoja de cálculo o apunta en una libreta todo lo que gastas a partir de ahora. También hay aplicaciones móviles que te permiten hacer esto.

 

Evalúa los gastos

Una vez que hayas anotado todos tus gastos y posibles partidas que puedes hacer, valora si todo es necesario.

Ojo. No te estoy diciendo que no te tomes esa cerveza de después del trabajo, pero es muy posible que estés pagando cosas que no uses.

Es muy frecuente pagar un canal privado de televisión que no se ve. También suelo encontrar a gente que paga una tarifa plana de teléfono móvil con prestaciones que están muy por encima de lo que consume.

Otro ejemplo son suscripciones a revistas que no se leen nunca o cuotas de gimnasios a los que no se va.

Evalúa qué gastos son totalmente inútiles y, para el mes próximo, no lo pagues. Te puedes llevar una grata sorpresa.

¿De verdad necesitas eso que vas a comprar? Valora muy bien los gastos que vayas a hacer a partir de ahora, sobre todo si son de una cuantía importante. No dejes que el dinero se te escape tontamente. Ya has comprobado que eso no sirve de nada.

 

Presupuesta y prorratea

Coge cada uno de los gastos anuales (seguros, impuestos, etc.) y divídelos por doce. No es lo mismo que tengas que pagar un recibo de 600€ de seguro de una vez, que ir ahorrando 50€ todos los meses y tener el dinero para la fecha de vencimiento.

Esto puede costarte bastante trabajo de hacer al principio pero, créeme, te vas a dar las gracias cuando venza el seguro. Tendrás dinero para pagarlo cómodamente con un pequeño ahorrillo que te has ido reservando para tal fin.

Respecto a los gastos variables que tienes en el mes, saca una estimación de lo que gastas, fijándote en lo que gastaste durante el último mes. Como a partir de ahora vas a ir anotando todo lo que pagas, podrás validar esta cantidad en los próximos meses.

Crea un fondo para aquello que sea importante. Puedes organizar fondos para lo que tú quieras, como los estudios de tus hijos, los gastos imprevistos del hogar (lavadora nueva, por ejemplo) o unas buenas vacaciones. Cuantas más partidas distintas tengas, mucho mejor. Pero, si no puedes, hazlo sobre aquello que más te preocupe.

En mi caso, tengo un fondo para la universidad de mis hijos. Estos fondos deben cubrirse sí o sí, por eso se consideran un gasto más.

Dile adiós a los crédito o, al menos, inténtalo. Tener un presupuesto para las vacaciones, por si se estropea un electrodoméstico o por si tienes que comprar algo con urgencia, te permitirá tener al banco lejos. Sin préstamos, no se pagan intereses.

Si sacas cuentas de tu hipoteca, comprenderás que vas a pagar tres casas cuando termine. Es cierto que, si quieres una casa, es muy posible que no te quede otra. El problema es cuando pagas el portátil de 600€ a plazos con la tarjeta de crédito a un catorce por ciento de interés.

A los minicréditos ni te acerques.

En la tarjeta se acumula todo lo que has ido pagando con ella, como los libros de los niños o el televisor nuevo. Si tienes una cuota de tarjeta fija, solo tienes que sumar lo que estás pagando de más de intereses.

Intenta quitarte esa dependencia del crédito haciendo presupuestos para el futuro.

 

 

El verdadero beneficio de tomar estas medidas

¿Cómo administrar el dinero correctamente con este sistema?

La respuesta es muy simple. Si conoces tus gastos, podrás dividir tu sueldo en pequeñas partidas presupuestarias. Intenta que todo quede cubierto, ajusta los distintos presupuestos, elimina los gastos superfluos y dispón fondos para los posibles imprevistos (o previstos a largo plazo) que puedas tener.

Conocer tu situación financiera, te va a permitir tomar decisiones importantes sobre tu economía doméstica. Si necesitas un crédito, sabrás hasta donde puedes llegar.

¿Y si sobra algo?

Inviértelo, pero eso es otro tema del que hablaremos más adelante. De momento, puedes encontrar muy buena información en el blog de Agustín Grau, de donde puedes sacar excelentes ideas sobre qué hacer con el resto. Pero, si de verdad quieres que sobre algo a final de mes, preocúpate por controlar tus gastos, es fundamental.

El 80% de la población no vive haciendo lo que le hace feliz. ¿Te atreves a formar parte del otro 20%? Solicita mi curso gratuito y empieza ya a reescribir tu historia.
Sí, quiero formar parte del 20%

Imagen: Pixabay

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies