Home / Blog / Cómo crear buenos hábitos para una reinvención memorable

Cómo crear buenos hábitos para una reinvención memorable

“¡Diablos!, lo he vuelto a hacer”. Seguro que te has dicho esto en más de una ocasión. Sobre todo, si quieres reinventarte o emprender, será necesario que apliques unos cuantos principios para que las fuerzas no te abandonen. Si repites los mismos errores y, por mucho que lo intentes, no consigues actuar de otra manera, necesitas crear buenos hábitos para hacer ese cambio de vida que tanto quieres.

A continuación, te indico una de las más sencillas y efectivas técnicas para cambiar hábitos que yo misma utilizo: el Modelo Fogg.

buenos hábitos 222
“¡Diablos!, lo he vuelto a hacer”

Eres esclavo de tus hábitos

Esto es lo primero que debes entender. Esta realidad es lo que hace que tus hábitos sean realmente importantes.

Si pesas 50 kilos o 100, es un resultado de tus hábitos.

¿Eres feliz en tu trabajo o no? Pues es resultado de tus hábitos.

¿Llegas a fin de mes holgadamente o te cuesta trabajo? Esto se debe a tus hábitos.

Cuando algo te sale mal puedes criticarte, culparte o seguir adelante y buscar otra opción. Esto es consecuencia de tus hábitos y, si lo analizas, lo haces de forma atuomática. Conducir es otro buen ejemplo de hábito.

Pero, ¿y si quieres un cambio de vida? ¿Y si quieres crear nuevos hábitos? ¿Cómo tienes que hacerlo?

Un hábito sigue el siguiente proceso:

Disparador + Rutina + Recompensa

Volviendo al hábito de conducir:

Disparador: ir a trabajar. Rutina: arrancar el coche y manejarlo hasta el destino. Recompensa: llegar al trabajo antes o con mayor comodidad que en otro medio de transporte.

Si quieres reinventarte profesionalmente:

Frustración + pensar que el éxito solo es de unos pocos + placer de no tener que correr riesgos (o enfrentarse a algún miedo, etc).

Si valoras la tranquilidad masoquista de no correr riesgos mucho más que la posibilidad de tener un trabajo que te apasione, no cambiarás este hábito…, nunca.

Es decir, si el resultado de la acción es positivo (llegar antes al trabajo, no arriesgarse) probablemente repitas la acción repetidamente hasta que se convierta en un hábito. Si es negativa, es posible que no vuelvas a hacerlo o que lo evites a toda costa.

Entonces, para un cambio de vida, para tener una salud mejor, una profesión que te encante o llegar holgadamente a fin de mes, ¿qué tienes que hacer?

Simplemente, cambiar los hábitos que te lo impiden.

Si eres esclavo de tus hábitos, crea buenos hábitos que te beneficien y que no te estén saboteando constantemente.

 

Elementos para crear buenos hábitos

Evidentemente, como con cualquier adicción, lo primero es reconocerlo. Si quieres un cambio, primero tienes que descubrir qué hábito es el que tienes que cambiar. Para perder peso, deberás crear un mejor hábito de alimentación. Si lo que buscas es reinventarte profesionalmente, tendrás que abandonar el hábito de pensar que no puedes, el hábito de cruzarte de brazos, etc.

Una vez reconocido, crear buenos hábitos es tan sencillo como aplicar las 3 normas que te indico a continuación:

Disparador: recordatorio para el nuevo hábito

Ya sea porque te lo haya dicho tu madre, tu pareja, tu mejor amigo o el gurú de turno, aquí la fuerza de voluntad no vale.

“A partir de ahora intentaré pasar todo el día sonriendo, sentirme feliz conmigo mismo, levantarme dos horas antes para meditar y hacer yoga…”, y todo eso a golpes de una fuerza de voluntad capaz de vencer al mismísimo Sansón”. Esto no sirve de nada y ya tendrías que saberlo.

“El lunes empiezo el gimnasio, esa dieta, voy a correr todas las tardes…”, zzzzzzzzz. No te esfuerces, esto no funciona. Y te lo dice alguien que se ha puesto a dieta casi todos los lunes de su vida.

Te faltará la motivación al segundo día o, sencillamente, se te olvidará. Normal, eres humano.

Tienes que programar sobre un recordatorio automático: tener sed o que suene el teléfono.

Y, también, tiene que ser visible y estar a mano.

Si no quieres volver a perder las llaves, en cuanto llegues a casa, cuélgalas en un colgador de llaves superbonito que tengas a la vista y junto a la puerta. La facilidad de acceso y la alegría visual, te harán el trabajo más sencillo. Y esto sirve para cualquier hábito que quieras cambiar.

Así que, póntelo fácil.

Para programar un buen disparador, puedes empezar con dos listas: una con las cosas que haces a diario y otra con las cosas que suceden.

Actividades diarias: levantarse, ducharse, peinarse, sentarse a comer, encender la luz, etc.

Cosas cotidianas que ocurren: suena el teléfono, un perro ladra, encienden las farolas, llega el autobús…

En estas dos listas hay muchísimos disparadores que te pueden servir para crear buenos hábitos.

Por ejemplo: lavarse los dientes por la noche y seguidamente, echarse la crema hidratante en la cara, algo que sé que te da muuucha pereza hacer, pero que te viene genial 😉

“En cuanto entre por la puerta, le daré un beso a mi familia.”

“Justo en el momento en que se encienda ordenador, buscaré algo que pueda hacer para mejorar mi situación laboral.”




Capacidad: buenos hábitos que sean increíblemente fáciles de comenzar

Esto es muy importante a la hora de establecer la nueva rutina.

Por mucha confianza que tengas en ti mismo, no vas a llegar a levantar un imperio que cotice en Bolsa en tres meses. Admiro tu coraje, me encanta que apuntes tan alto y yo estoy aquí para ayudarte a que llegues tan lejos como quieres. Por eso mismo me veo en la obligación de informarte de que, los cambios importantes y el éxito, vienen de la constancia y de crear buenos hábitos duraderos. No se consiguen con un subidón de adrenalina una vez al mes.

Dicho de otra manera, salir un día a correr 5 horas no va a mejorar tu salud, ni tu silueta. Empezarás a ver el resultado cuando salgas a correr 1 hora todos los días durante varias semanas.

Si de verdad quieres una reinvención memorable, sea en el campo que sea, empieza con algo muy sencillo. No te preocupes por el resto porque, como decía Dickens, si hay algo que no puedas realizar, divídelo en pequeños pasos. Y eso es lo que vamos a hacer.

Para crear un buen hábito, pregúntate: “¿Cómo puedes hacerlo mortalmente sencillo de realizar?”.

BJ Fogg defiende que no es tan sencillo mantener la motivación. Esta última puede ir y venir, depende de tus estados de ánimo y está íntimamente ligada a los resultados. Mantener un nivel de motivación continuamente en la estratosfera, no es sencillo. En cambio, es mucho más fácil realizar acciones que no nos cuestan ningún trabajo.

Esto viene a decir que, cuánto más domines un tema, menos trabajo que costará hacerlo y, por ende, más sencilla será su realización.

Seguro que te daba muchísima pereza (o pavor) ponerte al volante del coche de la autoescuela. En cambio, ahora que sabes conducir, apenas te molesta hacerlo.

En resumen: crea un hábito de algo muy sencillo de hacer y, conforme vayas sabiendo hacer cosas más complejas, conviértelas en hábitos.

Motivación: ¿cuál es tu recompensa?

Voy a recordártelo: celebra tus logros.

Un hábito se establece por obtener el placer que nos provoca hacer algo.

De esta manera, si tu nuevo buen hábito no te provoca un placer inmediato en su misma acción, prémiate.

Si no te apetece crear un hábito nuevo, pero tienes que hacerlo de todas maneras, recompénsate cada vez que lo hagas.

Puede ser tan simple como decirte a ti mismo “bravo”, “felicidades”, “logrado”, “éxito absoluto”.

Es importante que asocies el placer a la realización del nuevo hábito, será mucho más fácil realizarlo y mucho más llevadero.

Por norma general, querer hacer algo es un motivador excelente, pero esto no se suele sustentar a la larga si no se refuerza. Comprender los beneficios que los buenos hábitos, puede no servirnos durante mucho tiempo como fuerza motivadora. Por eso es importante.

Crea buenos hábitos para una reinvención memorable

Si quieres encontrar un trabajo que te motive o emprender tu nuevo proyecto, tienes que abandonar el hábito de no hacer nada, el de conformarte y el de pensar que tú no puedes, o el que tu opines que te está manteniendo sin ser capaz de hacer nada.

Poniendo un ejemplo:

Disparador: llegar al trabajo (sentirmiento de frustración). Rutina: pensar que tienes suerte de tener trabajo. Recompensa: excusa perfecta para no tener que enfrentarse a un cambio.

Pues te hago la proposición siguiente:

Disparador: llegar al trabajo (sentirmiento de frustración). Rutina: hacer una acción para cambiar las cosas. Recompensa: mejorar y sentir que te estás encaminando a un futuro mejor.

¿Qué hábito prefieres tener?

¿Cómo se crearía este hábito?

Un buen ejemplo puede ser algo así:

Disparador: encender el ordenador.

Para estabecer la rutina tenemos que elegir una acción muy sencilla de hacer. Buscar información en Google no tiene por qué resultarte difícil. En caso de ser así, puedes ponerte como rutina buscar en 3 páginas cada día. También puedes establecer una estrategia de búsqueda centrada en encontrar información de aquel a quien quieres parecerte. Lo ideal es que te hagas un planing sobre cuál va a ser tu acción diaria para cambiar las cosas, ya que van a ser distintas.

Motivación: prémiate por esta búsqueda con un “¡enhorabuena!”




Te dejo con La Reinventora para que te ponga tu ejercicio del día. Comenta lo que quieras y comparte, ayudarás a que mucha gente que no sabe qué hacer para cambiar, encuentren la manera de hacerlo.

buenos hábitos

El 80% de la población no vive haciendo lo que le hace feliz. ¿Te atreves a formar parte del otro 20%? Solicita mi curso gratuito y empieza ya a reescribir tu historia.
Sí, quiero formar parte del 20%

Imagen Pixabay


Ésta es la entrega número quince del entrenamiento de nuestra amiga “La Reinventora”. Clica aquí para ver el programa completo.

Este programa, 100% gratuito, es una idea de Gabinete Coaching Alcalá de Guadaíra. Está pensado para ayudarte a que avances en tu día a día, a que des el salto definitivo con el que puedas cambiar tu vida y alcanzar la felicidad. ¿Estás preparado? Ten en cuenta que hacer este entrenamiento puede llevarte a hacer cambios importantes en tu vida.

Cualquier duda o consulta puedes dirigirte a coachingalcala@jccoach.es

Si quieres ir un poco más rápido, empieza por romper con ese miedo al cambio y a la incertidumbre que te está impidiendo avanzar. Miralo aquí.

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies